La coraza de los dinos les servía para fabricar sus huevos

Escena que recrea un grupo de titanosaurias en el momento de la puesta. © José Antonio Peñas Artero.

Por Francisco Ortega, paleontólogo y profesor de Biología Evolutiva de la UNED. @frco_ortega.

Una de nuestras líneas de trabajo se centra en los titanosaurios, los últimos saurópodos que habitaron el planeta, entre los que se encuentran los dinosaurios más grandes que nunca existieron. Además, muchos presentan una curiosa característica: parte de su dorso está cubierto por una coraza de huesos incluidos en la piel (llamados osteodermos). Generalmente asociamos estas corazas con estructuras defensivas, pero ¿qué ventaja puede tener que los animales más grandes de sus ecosistemas defiendan sus dorsos con enormes huesos? Las explicaciones, tanto fisiológicas como biomecánicas, sobre su función son múltiples, pero hasta ahora ninguna de ellas parecía suficientemente robusta. Probablemente por la escasez general de fósiles de esos osteodermos.

Reconstrucción del aspecto en vida de un titanosaurio acorazado de Lo Hueco en el que se muestra una reconstrucción 3D de su esqueleto y la disposición de los elementos de la armadura dérmica. © Francisco Gascó y GBE

Sin embargo, el Museo de Paleontología de Castilla-La Mancha alberga una de las colecciones más representativas a nivel mundial. Los fósiles que la componen aparecieron en el yacimiento de Lo Hueco (Fuentes, Cuenca), que cuenta con una concentración excepcional de restos de dinosaurios del Cretácico Superior (hace algo más de 70 millones de años). Preferentemente de titanosaurios.

Su estudio nos ha proporcionado evidencias que señalan otra función de los osteodermos: depósitos de calcio para “fabricar” los abundantes huevos que ponían las titanosaurias. Como detallamos en un análisis publicado hoy en abierto en Scientific Reports, la observación con tomografía axial computerizada (TAC) nos ha permitido observar la estructura profunda de esas placas óseas, con zonas de baja densidad, así como venas y nervios y sus respectivos recorridos. Por primera vez, hemos asociado la desmineralización algunas de esas placas con los canales neurovasculares, confirmando que probablemente se debía a una descalcificación activa, y no accidental.

Secuencia de desmineralización obtenida mediante el TAC de los osteodermos de Lo Hueco. En verde se muestran los canales neurovasculares y en morado las áreas de hueso desmineralizado. © GBE

Pero ¿qué sentido tiene que se debilite un arma defensiva? ¿Y si las placas no sirvieran únicamente como escudo? A partir de la comparación del material de Lo Hueco con el registro fósil disponible y con la biología de los cocodrilos actuales (los parientes vivos con armadura dérmica más próximos a los dinosaurios), discutimos un escenario que refuerza la hipótesis de que las hembras de titanosaurios utilizarían el calcio almacenado en su armadura dérmica para la formación de la cáscara de los huevos.

Sabemos que los grupos de hembras de titanosaurios depositaban miles de huevos en amplias extensiones, lo que implicaría un importante estrés fisiológico. Se conocen zonas de puesta de titanosaurios en distintos puntos de Europa, particularmente algunas de la misma edad y geográficamente próximas al yacimiento de Lo Hueco, como Portilla en Cuenca o Buendía en Guadalajara. A partir del estudio realizado sobre el material de Lo Hueco, sabemos que la armadura dérmica, además de su posible papel defensivo, tenía un importante papel en la estrategia reproductora de estos últimos dinosaurios gigantes.

Autores del artículo, de izda a dcha: de izquierda a derecha: Francisco Gascó, José Luis Sanz, Daniel Vidal, Francisco Ortega y Alejandro Serrano.

Referencia bibliográfica:

Daniel Vidal, Francisco Ortega, Francisco Gascó, Alejandro Serrano Martínez & José Luis Sanz: The internal anatomy of titanosaur osteoderms from the Upper Cretaceous of Spain is compatible with a role in oogenesis.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


8 − cuatro =