Archivo por meses: Julio 2015

Y el ganador es…

Por José Luis Sanz. Catedrático de Paleontología de la UAM.

Transcurrido el plazo para recibir respuestas a nuestro concurso, nos complace anunciar como ganador a Mario, el primero en acertar con precisión los nombres de todos los géneros propuestos:
1. Iberomesornis
2. Pelecanimimus
3. Montsechia
4. Delclosia
5. Plasticosaurio Spinosaurus

Nos pondremos en contacto con él para enviarle su premio. A todos los demás participantes, muchas gracias por vuestra colaboración y entusiasmo.

 

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Gran Concurso Las Hoyas 2015

WBFoto 1

Por José Luis Sanz. Catedrático de Paleontología de la UAM.

Hace pocos días se iniciaron de nuevo las excavaciones en Las Hoyas (Cretácico Inferior, Serranía de Cuenca). Hace unos treinta años la Universidad Autónoma de Madrid, junto con otras instituciones españolas y extranjeras, comenzó a realizar campañas estivales por las que han pasado cientos de alumnos de biología y geología, además de innumerables colegas.

La investigación en Las Hoyas, actualmente dirigida por Ángela Delgado Buscalioni, está en su mejor momento. En los últimos años se han llevado a cabo numerosas aportaciones de todo tipo en nuestro conocimiento de los procesos que generaron el yacimiento, su ambiente, y su biota. Actualmente sabemos que los sedimentos de Las Hoyas proceden de un humedal compuesto por numerosos sub-ambientes acuáticos, con zonas emergidas. En este humedal habitaban dinosaurios no avianos, como Concavenator, Pelecanimimus y Mantellisaurus, y pequeñas aves que volaban casi tan bien como las actuales, como Iberomesornis, Concornis y Eoalulavis.

Para conmemorar estas tres décadas de trabajos en Las Hoyas, queremos invitaros a comprobar qué sabéis de él, respondiendo a las preguntas que planteamos junto a las cinco fotos reproducidas más abajo. Podéis darnos vuestras respuestas en forma de comentarios a este blog hasta las 00.00 horas del próximo jueves 23 de agosto.

El primero que las acierte todas, recibirá un ejemplar del recién aparecido libro Dinosaurios Maravillosos de Cuenca, edición española de la guía de la exposición de dinosaurios conquenses que ha visitados tres museos japoneses.

La semana próxima, publicaremos quién ha resultado ganador/a. Hasta entonces, y garantizando que todo es cierto (palabrita de John H. Ostrom), ¡suerte y a participar!

WBFoto 1

1. ¿Sabes el nombre genérico de este “pajarito”?

WBFoto 2

2. Es el cráneo de dinosaurio más completo hasta ahora hallado en España. ¿Conoces el género?

WBFoto 3

Dentro de poco se va a publicar un estudio monográfico de esta planta, muy abundante entre los restos fósiles de Las Hoyas. ¿Sabes su nombre genérico?

WBFoto 4

4. ¿Sabes el género de este camarón de Las Hoyas?

WBFoto 5

Este terrible dinosaurio de goma no se ha encontrado en Las Hoyas, pero estuvo a punto de provocar una desgracia ¿De qué bicho hablamos? (Gracias por la foto, Ismael).

 

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Huanansaurus: solo uno más en la tierra de los ladrones de huevos

WBHuanansaurus

Recreación artística de Huanansaurus. © Mr. Chuang Zhao

Por Francisco Ortega, paleontólogo y profesor de Biología Evolutiva de la UNED. @frco_ortega.

Mucho han cambiado las cosas desde que, en la década de los años 20 del siglo pasado, se acusó injustamente a los extraños oviraptorosaurios de robar los huevos de los abundantes Protoceratops en el Cretácico Superior de Mongolia. El error se manifestó al descubrirse que estos dinosaurios carnívoros aparecían frecuentemente asociados a nidos precisamente porque estaban protegiendo sus huevos y crías, una historia que ya constituye una de las anécdotas favoritas de cualquier aficionado infantil a los dinosaurios.

Y digo que mucho han cambiado las cosas porque, a pesar de lo extraños que son, la publicación hoy en Scientific Reports de Huanansaurus ganzhouensis no va a sorprender a nadie. Este nuevo oviraptorino del Cretácico Superior (pongamos unos 75 millones de años), hallado en la  Formación Nanxiong en el sur de China, no destaca ni por sus caracteres anatómicos, ni por resultar un grupo raro en el registro asiático de esa edad.

Y eso que son raros los oviraptóridos, aunque ya sea bien conocido su hermoso aspecto emplumado. De hecho, recuerdo como uno de mis primeros ridículos paleontológicos la primera ocasión en que  sostuve en mi mano el cráneo de uno de estos animales. Fue en los años 90, en el despacho de Halszka Osmólska en la Academia Polaca de Ciencias en Varsovia. Alguien me mostró emocionado un curioso fósil y yo lo examiné con cara de saber lo que estaba viendo, mientras me preguntaba ¿qué demonios será esto? Estaba incompleto, algo deformado, y no parecía tener nada en su sitio. Como debí recordar en ese momento, algunos de los caracteres más típicos de estos animales se encuentran es su extraño cráneo: sin dientes, con el rostro muy corto y una elevada cresta por delante de los ojos. Pero no lo recordé y lo interpreté al revés durante un buen rato hasta que alguien, amablemente, me sacó del apuro sugiriendo que se trataba de uno de estos animales.

HuanansaurusFig

Cráneo del ejemplar hallado de Huanansaururs. © Junchang Lu

Volviendo al recientemente descrito Huanansaurus, es un oviraptórido relativamente estándar encontrado en una región del sur de China (en las provincias de Guangdong y Jiangxi) especialmente biodiversa en estos animales, ya que nos había proporcionado otros cinco representantes del grupo de la misma antigüedad. Y entonces ¿por qué resulta llamativo? Pues porque Huanansaurus está más cercanamente emparentado con los oviraptóridos del norte de China y mongoles que con sus vecinos en el sur.

Esta situación revela un patrón reiterativo y que puede explicar la alta diversidad de estos animales: los oviraptóridos del sur de China son formas lejanamente emparentadas entre sí y presentan morfologías lo suficientemente dispares como para asegurarse que pueden explotar recursos diferentes del ecosistema y evitar la competencia entre ellos. En general, los miembros de distintos linajes de oviraptorosaurios parecen poder convivir en las mismas áreas geográficas especializándose en distintas estrategias de alimentación. Es posible que esta sea la razón del enorme éxito de estos bellísimos animales en Asia y América del Norte durante el Cretácico.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest