Los últimos dinosaurios europeos ¿cuáles, cuántos y dónde?

WBQuo blog img1

Un grupo de Ampelosaurus caminan por la orilla de un lago costero en Lo Hueco (Cuenca) hace unos 75 millones de años. Cortesía del autor, José Antonio Peñas Artero.

Por Francisco Ortega, paleontólogo y profesor de Biología Evolutiva de la UNED. @frco_ortega.

La revista ZooKeys ha publicado recientemente una síntesis de lo que conocemos sobre el registro de los ecosistemas con dinosaurios del Cretácico Superior de Europa. En este artículo se propone una puesta al día de la abundante información producida en los últimos años sobre cómo eran los habitantes del archipiélago europeo en los últimos millones de años del Mesozoico. Por esos caprichosos motivos que tiene la geología, los mejores referentes para el estudio de estos ecosistemas de hace entre 80 y 66 millones de años en Europa se encuentran fundamentalmente en yacimientos rumanos, húngaros, franceses y españoles y, por lo tanto, distintos lugares de Pirineo, del Condado de Treviño o de Cuenca tienen un especial protagonismo en el artículo.

Los medios de comunicación que han recogido la noticia de la publicación han titulado, de forma general, con distintas variantes de la frase: “Los dinosaurios vivían su mejor momento cuando llegó el asteroide”.

Este titular se refiere a un ya viejo sambenito sobre las faunas de dinosaurios en los momentos previos a su extinción que apuntaba a que estos podían haber sufrido un proceso de declive en los momentos previos a su extinción. Como ya hemos tratado en este blog, esta idea se basaba en una supuesta disminución de la diversidad de dinosaurios en algunas formaciones norteamericanas a finales del Cretácico. Sin embargo, hace ya mucho tiempo que se asume que dinámica de la diversidad dinosauriana en la Formación Hell Creek no es representativa de la que ocurría en el resto del mundo en ese momento. Pero, mas allá, como comentábamos en la entrada citada, ni siquiera Hell Creek nos habla claramente de un declive de los dinosaurios antes de su extinción.

Asumiendo las deficiencias de ese titular, si me permiten la autosatisfacción colectiva, voy a proponer un titular alternativo: “La investigación sobre dinosaurios ha vivido su mejor momento en lugares como España, Rumanía y Hungría en los últimos 25 años…. y eso se nota”.

Los autores del articulo de ZooKeys reutilizan un lugar común ya clásico en la presentación de resultados sobre dinosaurios del final del Cretácico en el archipiélago europeo que dice: “¿Le suena a Vd. un paisaje con Triceratops y Tyrannosaurus rex a finales del Cretácico? Ok, pues si está pensando en Europa, olvídelo. Eso nunca ocurrió”.

Es cierto que queda aún mucho trabajo para completar un paisaje alternativo, pero es evidente que en los últimos años se ha avanzado muchísimo en esa dirección. En ese sentido, es de agradecer que una selección de autores (casi representando a cada uno de los territorios implicados) se reúnan a hacer una síntesis que, conociendo el registro, se seguirá ampliando los próximos años. Aún estamos lejos de una interpretación de muchos aspectos de la historia de la Tierra en los momentos previos a la gran extinción de finales del Cretácico, pero es importante, porque estamos ante un excelente modelo para entender la dinámica de una extinción catastrófica (y puede que nos haga falta).

Solo una sombra acecha tanta satisfacción. Aunque ni mucho menos es un indicador fiable, tengamos en cuenta que en 2014, no se ha descrito ningún nuevo dinosaurio en España (fueron uno en 2013 y tres en 2012)… corren malos tiempos para este tipo de proyectos de investigación, pero no convendría bajar la guardia.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


cuatro + = 10