Un dinosaurio erróneo canta con Mary Poppins

WBMary Poppins petirrojo

Mary Poppins canta en Londres con un petirrojo norteamericano. Composición fotográfica tomada de Because Birds! (3.12.2013).

WBPetirrojo americano

Petirrojo norteamericano. (CC 3.0) Kristof vt

WBPetirrojo europeo

Petirrojo europeo. (CC 3.0) PierreSelim.

Por José Luis Sanz. Catedrático de Paleontología de la UAM

La biogeografía es la ciencia que estudia la distribución de los seres vivos en nuestro planeta y las causas que explican esta distribución. Entre las razones históricas que condicionan las áreas habitadas por un organismo determinado podemos considerar factores macroevolutivos importantes, como los cambios climáticos, la tectónica global (teoría de placas) o los procesos de extinción. La biogeografía dinosauriana ha sido tradicionalmente una de las áreas de conocimiento más problemáticas dentro del estudio de los dinosaurios.

Se ha considerado habitualmente que los primeros dinosaurios (periodo Triásico) que habitaron Pangea estaban repartidos de forma más o menos homogénea por el gran supercontinente. La hipótesis actual es opuesta: las diferentes asociaciones dinosaurianas triásicas se parecían unas a otras a partir de su posición geográfica desde el ecuador. Es decir, la latitud (y por lo tanto el clima) era un rasgo importante para explicar la distribución de los dinosaurios cuando comenzaron a dominar los ecosistemas terrestres mesozoicos. A pesar de que Pangea había comenzado a fracturarse en placas litosféricas desde el Jurásico Inferior, las faunas dinosaurianas del Jurásico Superior- Cretácico Inferior son, en términos generales, sorprendentemente cosmopolitas. Esta relativa homogeneidad acaba durante el Cretácico Superior, con una diferenciación norte/sur de las asociaciones de dinosaurios. Por ejemplo, en el sur (territorios gondwánicos) los grandes fitófagos terrestres fueron los saurópodos titanosaurios. En el norte (territorios laurásicos) estos nichos estaban dominados por los dinosaurios de pico de pato.

En definitiva, la distribución biogeográfica de los dinosaurios, o cualquier otro ser vivo, está determinada por factores ecológicos e históricos. Por supuesto, esta consideración es también válida para los patrones actuales de distribución de los dinosaurios contemporáneos, las aves. Por eso resulta tan sorprendente un error biogeográfico en la película de Walt Disney “Mary Poppins”  (1964). En una famosa secuencia la institutriz mágica canta una canción ayudada por un petirrojo:

La historia transcurre en Londres, y los cineastas se despistaron. Colocaron un petirrojo americano en donde debían mostrar uno europeo. Se trata de diferentes especies de familias distintas (el norteamericano es un tordo y el europeo un papamoscas), aunque ambos pájaros comparten algunas semejanzas culturales. Pero eso es otra historia…

 

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Un pensamiento en “Un dinosaurio erróneo canta con Mary Poppins

  1. Julia

    Bien visto. Hay muchas cosas en Mary Poppins que resultan poco creíbles. Es la impresión que yo tengo desde hace cuatro años al menos
    ¿Parezco exagerada? La verdad quienes han leído mis peripecias de los últimos cuatro años resumidas,cada semana, en el blog de Ludmila von Vampüren creen que no.
    Ya me gustaría que mi principal problema tuviera que ver con petirrojos cambiados de sitio.
    ¡El problema que yo tengo es que cuidó, sin comerlo ni beberlo, de una adorable niñita que sería capaz de tener como mascota a un T-REx y a nadie le parecería raro!

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


8 − = seis